Boxing-Sports-Gloves-01749

07 Apr “Creer que sólo una buena idea basta para ser innovador, es como decir que con unos buenos guantes ya eres boxeador”.

Muchos de nosotros creemos que una idea nueva ya nos hace innovadores, que para serlo simplemente debemos crear o desarrollar un nuevo producto. Sin embargo esto es sólo una parte fundamental del proceso.

Está de moda la innovación y el hecho de que todas las empresas tienen que innovar e incluir este concepto para poder ser competitivos en este mercado tan cambiante. Todo el mundo habla de innovación  y sus beneficios, en cuanto a estos estamos totalmente de acuerdo, es necesario innovar para aumentar la productividad, para avanzar, para crecer y sobrevivir en el mercado. Pero aun y así, no siempre todo el que “innova” obtiene estos beneficios. Entonces: ¿Dónde está el problema?

El problema está en que pocos tienen realmente una definición clara de la innovación y esto es en parte por lo mismo, es una moda y se ha convertido en un – bla bla bla -, algo de lo que todo el mundo habla, que todo el mundo acomoda a sus necesidades únicamente por obtener el título o aparentar el ser “innovador”. Es cierto que no existe una receta escrita para innovar pero lo que sí existe es una serie de aspectos necesarios y básicos que se deben tener en cuenta en el momento de iniciar un proceso de  innovación.

Es por esto que voy a mencionar la definición de innovación que da el Manual de Oslo un referente importante para el análisis y recopilación de datos sobre innovación tecnológica, que corresponde a una publicación que realiza la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), organización que representa el 70% de la economía mundial, de ahí su importancia:

“Innovación es una implementación de un producto (bien o servicio) o proceso, nuevo o considerablemente mejorado, un nuevo método de mercadeo, o una nueva práctica organizacional interna, estructura del sitio de trabajo o relaciones externas”.

Analizamos parte a parte esta definición y decimos: está claro, todas las personas conocen y relacionan conceptos como “nuevo producto y servicio, proceso, método de marketing, practica organizacional (interna o nueva) estructura de trabajo o relaciones externas” con la innovación y de hecho muchos la definen como tal, pero el problema es que se olvidan de la primera parte: la importancia de su implementación.

Es igual de importante tener una idea nueva, ser creativo o tener un nuevo producto, como  buscar la manera de introducirlo e implementarlo en la empresa y en el mercado, la forma de llevarlo a cabo, de darlo a conocer y venderlo son igual de importantes a tener un producto o servicio nuevo para conseguir los beneficios de la innovación. Son una pareja inseparable, una buena idea sin una buena implementación no es nada, así como una buena implementación sin idea de fondo y novedosa no es nada, es por esto innovar no es sólo tener una buena idea.

Susana Palacio
spalacio@rabbit.com.es

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/19/d602431026/htdocs/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399
No Comments

Post A Comment